Sunday, January 24, 2010

La Noche Que Volvimos a Ser Gente de José Luis Gonzales

José Luis Gonzales nació el 8 de marzo de 1926 en Santo Domingo, República Dominicana. Fue periodista en Checoslovaquia y fue  traductor en México. Se hizo ciudadano en este país en el 1955. Sus relatos fueron traducidos en alrededor de 10 idiomas. “La noche que volvimos a ser gente” fue uno de sus proyectos que  hizo que lo reconocieran en Puerto Rico y su ensayo “El país de cuatro pisos” lo convirtió en autor de referencia. González murió en el 8 de diciembre de 1996 en México.

El titulo es literal como es simbólico. Es simbólico ya que esa noche fue la noche que el sintió que volvió a renacer. Se puso a pensar en todas las cosas hermosas como lo eran su hijo, Puerto Rico y sobre todo en aquel cielo lleno de estrellas que estaba observando.  Es literal porque esa noche, fue la noche que apagón lo hizo abrir los ojos y darse cuenta de las cosas que nos regala el mundo y además porque ocurrió un suceso histórico que es el apagón.

Este cuento ocurre en el año 1970 en la ciudad de Nueva York donde un puertorriqueño nos va narrando aquel día donde ocurrió una historia. El parto de su esposa se acercaba y el se encontraba trabajando. Su jefe, una persona muy buena y  judío, por lo que nos cuenta, lo llama para decirle que un amigo lo procura. Era Trompoloco. Trompoloco le dijo que su esposa estaba apunto de tener el hijo y el hombre, con el permiso de su jefe, decide ir a su hogar a recibir a su hijo que estaba a punto de nacer.

Para ir a llegar hogar, tenía que coger el tren, pero de camino se fue la luz y estos quedaron atrapados en el tren. Minutos después, sacan a todos los que iban a bordo ya que había otros  trenes adelante y no podían hacer nada al respecto.

Luego de media hora, pudieron salir y el hombre fue a toda prisa a su apartamento. Al llegar notó que había  cuatro velas prendidas en la sala y unas cuantas vecinas sentadas y tranquilas. El hombre fue hacia el cuarto a saludar a su esposa y conocer  a su hijo. Al salir del cuarto, Trompoloco lo invita al techo donde había casi una fiesta llena de personas cantando y bailando, unas cuantas cervezas y un cielo repleto de estrellas.

En este cuento hay pocos personajes como lo son el hombre que nos narra la historia. A este hombre nunca le menciona el nombre, pero el es el personaje principal. Él es el que nos cuenta que ocurrió en ese día del apagón. Luego está Trompoloco que es el mejor amigo del hombre. Sacó su apodo por dar muchas vueltas hasta marearse cuando era joven. Éste acompaña al hombre durante el suceso. El foreman trabaja con el hombre y piensa que es bruto. Por último está Doña Lula que es la vecina del hombre que le enseña el cielo lleno de estrellas.

Este cuento comienza con un puertorriqueño en la ciudad de Nueva York que le está contando a un amigo lo que ocurrió el día del apagón mientras bebían unas cervezas. El punto culminante es cuando el hombre y Trompoloco quedaron atrapados en el tren mientras por otro lado, su esposa está a punto de dar a luz. Finalmente después del parto de la mujer, el hombre sale a la terraza donde hay un grupo de personas celebrando y viendo ahí ese cielo lleno de estrellas que hace tiempo no veían.

La acción es esa cierta tensión que el lector siente al encontrarse en la situación del hombre cuando el tren se paró, es decir, cuando ocurre el apagón y no se sabe que ocurrirá. Nos comenzamos a preguntar ¿Llegará el hombre a tiempo? O tal vez, ¿Se quedará ahí para siempre? 

En mi opinión este cuento es un cuento muy bonito, especialmente el final que es precioso. Te hace reflexionar muchas cosas que ocurren hoy día y preguntarte: ¿De verdad se necesita que ocurra un apagón para que nos demos cuentas de las hermosuras que nos da la vida?

No comments:

Post a Comment

Post a Comment